Charles Olson. Canciones de Maximus

(Massachusetts, 1910 - Nueva York, 1970)

(Massachusetts, 1910 – Nueva York, 1970)

 

Canción 1

 

fotos coloreadas

de toda clase de comidas: sucias

postales

Y palabras, palabras, palabras

por encima de todo

Sin ojos ni orejas

para que hagan lo que hacen (todos

invadidos, apropiados, enfurecidos, cada sentido

incluyendo a la mente, ese obrero de lo que es

Y ese otro sentido

creado para dar incluso a los más desdichados, a cualquiera de nosotros, desdichados,

ese consuelo (engrasó

amortiguó

incluso la canción

 

de los tranvías

 

 

 

Canción 2

todo

mal

Y me preguntan —me pregunto (yo también, cubierto

de sus vísceras) ¿a dónde

iremos ahora, qué hacer

cuando incluso las escrituras públicas

cantan?

¿cómo ir a donde sea,

incluso al otro lado del pueblo?

¿cómo salir de donde sea (todos los cuerpos

enterrados

en tumbas a ras de tierra?

 

 

 

Canción 3

 

Esta mañana de poca nieve

cuento las bendiciones, la fuga en el grifo

que convierte el lavabo en tiempo, la gota

de agua en un agua tan dulce

como el Seth Thomas

en la vieja cocina

en la que mi padre se paraba en calzones a dar vueltas (siempre

olvidaba el día 30, igual que yo que no quiero recordar

la renta

en estos días una casa

parece tan ajena,

especialmente,

la de Congoleum

 

O las cañerías

que no funcionan, esto me gusta, he usado incluso clips

e hilo para sujetar el flotador     Y hacer correr el agua

con mi mano

Pero que el coche no sirva, que nada móvil se mueva

sin esa canción que vacié de mis oídos, el estruendo musical

de toda propiedad…

Hoyos

en mis zapatos, no importa, mi bragueta

abierta,

andrajoso, la bendición

que de nuevo significan los aprietos

“En plena abundancia, camina

casi

desnudo

Ante la dulzura,

orina

En tiempos de bondad,

ve de lado, ve

a chocar, pégales, ve tan

(tan cerca que puedas

 

rasgar

En la tierra de la abundancia, hazla

a un lado

toma el camino

del más bajo,

incluyendo

tus piernas, ve

en contra, ve

 

a cantar

 

 

 

Canción 4

 

Conozco una casa de ramas y lodo,

conozco un vestido recién hilvanado

(vi al viento

inflar el algodón

pegado a su cuerpo

desde el tobillo

¡así!

era Niké

 

Y sus pies: qué huesos

pude tener las lágrimas

que tuvo ese pedante

que fue incapaz de desenvolverlo, tuvo que pedirles que lo hicieran, en la cubierta del barco

 

y miró,

los primeros ojos de hombre que volvieron a mirar

al iniciarse el movimiento humano (la semana pasada

hace 300,000,000 de años

 

Ella

cruzó la plaza

rápido, el agua

en esta época del año, tan

escasa

 

Y los peces

 

 

 

Canción 5

 

He visto los rostros de la necesidad,

y no he necesitado de la FAO: Appleseed

ha vuelto a

lo mismo que cualquiera de nosotros

Nueva Inglaterra

 

 

 

Canción 6

 

tú cantas, tú

que también

deseas

 

 

© Ricardo Cázares Graña, de la traducción

Tomado de Los poemas de Maximus, Mangos de Hacha editorial, 2010.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 46 seguidores