Apología del caos

Dos faunos en el Carnaval de Eivissa

Dos faunos en el Carnaval de Eivissa

Como ha sucedido casi siempre en la historia del hombre, el origen de las cosas, el de ciertas prácticas o creencias se ha perdido sin dejar rastro alguno. En el mejor de los casos, queda un indicio de ellas, o en otros, lo que nos ha llegado no es más que su versión trastocada. Ello ocurre con una de las fiestas populares más antiguas de Occidente, el Carnaval, cuya génesis exacta desconocemos, pero que en cada lugar donde se celebra tiene sus particularidades y rasgos distintivos, de ahí que en algunos sitios sea más vistoso o multitudinario.

Mundo al revés
Si bien adolece de una fecha concreta, lo cierto es que sus festejos se llevan a cabo entre finales de enero y el inicio de la Cuaresma, aún cuando durante siglos la Iglesia estuvo en contra de su realización por considerarlo un acto pagano. Hoy en día forma parte del calendario cristiano, aunque su duración varía según la zona. No obstante la diversidad, el espíritu del Carnaval es el mismo en cada cultura, sin importar el idioma o la nacionalidad, ya que en ella estos conceptos se desvanecen.

Lo peculiar de esta festividad es la abolición del orden y la mesura, suplantados por el caos, el humor y la transgresión de convencionalismos políticos, religiosos y sexuales. Además de la inversión de jerarquías, la parodia y la burla son las grandes protagonistas: por ejemplo, en la Edad Media los bufones eran elegidos reyes para luego ser injuriados por el pueblo entre groserías y apaleamientos. Esta idea se conservó en el Renacimiento, cuando el Carnaval de Venecia era uno de los más importantes por su despliegue de disfraces, bailes y antifaces, ostentados por una nobleza entremezclada entre campesinos y sirvientes.

Funeral de la sardina
Uno de los países donde se vive esta gala con mucha intensidad es España, sobre todo en Las Palmas y en Cádiz, donde el desenfado y el libertinaje son exaltados entre carros alegóricos, maquillajes y coreografías. Empero, un Carnaval muy entusiasta es el de Ibiza, cuyas atiborradas calles ven desfilar comparsas de indios, piratas o centauros a ritmo de trance y house; o adolescentes y colectivos que claman por sexo seguro bajo una colorida lluvia de serpentinas, confeti y caramelos.

Quizás, entre los detalles más llamativos del carnaval español esté el entierro de la sardina, que tiene lugar el Miércoles de Ceniza. Esta simbólica costumbre señala el fin de la anarquía carnavalesca y el retorno a la rutinaria serenidad, porque ha llegado la Cuaresma, tiempo de ayuno, reflexión y golpes en el pecho.

Por desgracia, para muchos esta celebración representa un gran negocio turístico, como pasa con el Carnaval de Río o el de Venecia; o la suelen reducir a una simple fiesta de niños; o lo que es peor, la convierten en un domingo de baldazos de agua, betún y manoseos en una ciudad deslucida en mitad del desierto.

 

Comparsa árabe desfilando por la Av. Isidoro Macabich, Ibiza

Comparsa árabe desfilando por la Av. Isidoro Macabich, Ibiza

Texto y fotografías: Reinhard Huamán Mori
Publicado en el diario peruano
Expreso, 6.III.2009

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Esta trasgresion parcial de el orden establecido,durante la celebracion del carnaval,pese a ser temporal,subyacen en el, elementos mas profundos.Hay una busqueda no acabada, de encontrar la naturaleza del ser humano,hallar una mascara en la cual,todos seamos iguales.
    La superacion del teatro del absurdo, de la vida postmoderna,no hace mas que prepararse pacientemente en los bacanales de las llamadas clases hasta ahora subalternas.
    el paso del reino de la necesidad, al reino de la libertad, es un prerequisito para garantizar la supervivencia de la especie humana,atraves de la construccion de otro MUNDO POSIBLE.con relaciones de colaboracion,entre todos los seres humanos.

  2. Gracias, César, es una reflexión de lo más interesante. Al respecto, no sé si has consultado un libro muy ilustrativo, se titula “La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento”, de Mijail Bajtín. Confieso que Bajtín no me agrada en lo absoluto, pero reconozco que este es un libro de lo más inteligente y útil de cara al Carnaval. En todo caso, si puedes consultarlo seguro que te agradará.

    Un fuerte abrazo,

    RHM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: