Bram Stoker. El engaño de los gatos

Abraham Stoker (Clontarf, Irlanda, 1847 - Londres, 1912)

 

Una variante muy entretenida de las incontables imitaciones que suscitó el éxito de este truco fue el “engaño de los gatos”, visto en Chester, en agosto de 1815. Por aquel entonces se había decidido enviar a Napoleón a Santa Helena. Una mañana se repartieron bastantes octavillas en Chester y alrededores en las que se leía que, por estar infestadas de ratas la isla de Santa Helena, el gobierno requería cierta cantidad de gatos para su deportación. Se ofrecían dieciséis chelines por “cada gato macho adulto y atlético, diez chelines por cada minino hembra adulto, y media corona por cada gatito que pudiese beber leche, perseguir un ovillo de lana y apresar con sus jóvenes colmillos a un ratón moribundo”. Se indicaba la dirección donde se debían entregar los gatos, pero resultó ser una casa vacía. Las víctimas del anuncio se contaron por centenares. Hombres, mujeres y niños recorrieron millas cargados de gatos de todo tipo para afluir a la ciudad. Metieron en la casa a algunos centenares de felinos y se dice que la escena ante la puerta era indescriptible. Cuando se descubrió el engaño, se soltó a la mayoría de gatos.

A la mañana siguiente, se contaron no menos de quinientos animales muertos flotando aguas abajo del río Dee.

 

  

© Tomado de Famosos impostores, Melusina, 2009.

© Albert Fuentes, de la traducción.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: