Una palabra para el verano. Yorgos Seferis

Seferis

(Esmirna, 1900 – Atenas, 1971)

 

Hemos vuelto otra vez al otoño; el verano

como un cuaderno que nos cansa escribir, queda

lleno de tachones dibujos barruntados,

signos de interrogación al margen, hemos vuelto

a la estación de los ojos que miran

en el espejo bajo la luz eléctrica

labios cerrados y hombres extranjeros

en los cuartos en las calles bajo los pimenteros

mientras los faros de los coches masacran

miles de pálidas máscaras.

Hemos vuelto; partimos siempre para volver

a la soledad, a un puñado de tierra, a las manos vacías.

 

En algún momento amé la avenida Singrú

el doble balanceo de la gran calle

que nos dejaba milagrosamente en el mar,

el eterno mar; para que nos lavara los pecados;

amé a algunos desconocidos

hallados de pronto al terminar el día,

hablando solos como capitanes de una armada hundida,

prueba de que el mundo es grande.

Y sin embargo amé estas calles, estas columnas;

a pesar de haber nacido en la otra orilla, junto

a las cañas y los juncos islas

sobre cuya arena había agua para que saciara su sed

el remero, a pesar de haber nacido junto

al mar que enredo y desenredo entre mis dedos

cuando estoy cansado —no sé ya dónde he nacido.

 

Aún queda la amarilla esencia el verano,

y tus manos que rozan medusas en el agua

tus ojos de pronto abiertos, los primeros

ojos del mundo, y las grutas marinas;

pies desnudos en la tierra roja.

Aún queda el rubio efebo de mármol el verano

un poco de sal que se reseca en el hueco de una roca

unas cuantas agujas de pino tras la lluvia

dispersas y rojas como una red agujereada.

 

No entiendo estos rostros no los entiendo,

a veces imitan a la muerte y luego otra vez

brillan con la vida queda de una luciérnaga

con un precario esfuerzo, sin esperanza,

apretados entre dos arrugas

entre dos mesitas de café manchadas

se matan uno al otro, menguan

se pegan como estampillas a los vidrios

los rostros de la otra tribu.

 

Caminamos juntos, compartimos el pan y el sueño

probamos la misma amargura de la separación

construimos nuestras casas con las piedras que tuvimos

tomamos las barcas emigramos regresamos

hallamos esperando a nuestras mujeres

apenas nos reconocieron, nadie nos reconoce.

Y los compañeros se vistieron las estatuas se vistieron las desnudas

sillas vacantes del otoño, y los compañeros

mataron sus propios rostros; no los entiendo.

Aún queda el desierto amarillo el verano,

olas de arena que refluyen al círculo final

el golpe de un tambor implacable interminable

ojos en llamas que se hunden en el sol

manos que como pájaros rayan el aire

saludando a las filas de los muertos en posición de firmes

manos perdidas en un punto que no sé determinar y me domina:

tus manos que rozan la ola libre.

 

Otoño, 1936

 

 

© herederos de Yorgos Seferis

© Selma Ancira y Francisco Segovia, de la versión al castellano

de: Mythistórima. Poesía completa. Galaxia Gutenberg. Barcelona. 2012

Anuncios

2 comentarios

  1. Es inmenso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: