Marià Villangómez. IBIZA

(Ibiza, 1913-2002)

(Ibiza, 1913-2002)

 

 

VERANO

Sensación de Ibiza

 

Larga mañana de verano. El sol ardiendo.

La sombra de la higuera, atravesada

de brisa, entre el rastrojo, cierra la manada

de las ovejas y el pastor indolente.

Se alza en la punta un manojo de pinos,

de donde viene un olor caliente y aromado.

Brilla el mar, y un velero, la vela inflada,

la proa en rumbo, se aleja azul adentro.

 

 

 

SES FEIXES

 

Agua y tierra en abrazada

inextricable y fecunda,

humedad que los campos inunda

sutil y cuadriculada,

cultivos de verdor ahogada,

nivel de esfuerzo y tranquila

agua negruzca que asila

a la rana huidiza.

Y sube al cielo la palmera

para saludar a naves y villa.

 

 

 

IBIZA ANTE LOS OJOS

 

Alta en zócalos de roca amarillentos

te miro encumbrada sobre el mar

–mar que cura, por joven, toda llaga

y te sonríe animada con todos los vientos–

desde un teso de glaucas oliveras

y de púnica corteza cavernosa

de tumbas, oh ciudad edificada

en veintisiete centurias de fundamentos, que alzas

tus blancas casas, jardines, escaleras, torres

sobre una armadura muchas veces renovada,

y a la atalaya de tu cielo te elevas

para mirar un fragmento de este planeta:

tus montes, tu mar. Erguida y quieta,

mientras se deslizan ventadas, olas, nubes.

 

 

 

SANTA EULÀLIA DEL RIO

 

¡Cuánta paz! Solo un escalón más hacia este cielo

que las montañas roza cristalino,

y ya sube un silencio campesino

a acariciar la iglesia en frágil vuelo.

Voces dispersas, cencerros que apaciguan,

hilos fluidos de agua por un camino de rocas

nos llegan únicamente, con un trino cercano

y unas alas, anhelo rabioso de espacio.

Desde aquí, aquello que ansías, la belleza,

se te ofrece tendida y dilatada.

Un bosque espeso que monte abajo resbala.

De verde y ocre el campo ajedrezado.

La huerta acaba allí y el mar comienza.

Blanco sobre azul, espuma, nave alada.

 

 

 

SANT ANTONI DE PORTMANY

 

El mar sereno con la tierra se alía

y accesible se ofrenda, y amistoso.

Penetra con un puerto clásico entre los campos,

donde la brisa divaga y llena apenas las velas.

Aquí, en Portmany, se cierra todo el goce

del mar adolescente y caprichoso,

que sus espejos más alisados bruñe

para la villa breve y sus sierras pinosas.

A todo sonríe hoy el agua inocente;

con las rocas y playas amoroso se refriega,

con la flota de peñascos y de islotes que allá lejos

levantan un prestigio mitológico.

En un mar plagado de calma y de reflejos

el cielo busca azules, que, pródigos, dilapida.

 

 

 

HACIA EL ATARDECER

Impresión de Ibiza

 

Por los peldaños de las casas do se enfría la cal

suben, lentas, las sombras. Las ventanas, abiertas

al gran crepúsculo, miran lejanías inciertas.

Palmeras y oliveras de un jardín espectral

son imagen de sueños y nostalgias despiertas.

La torre, en la cima, con altos delirios se quiere alzar.

Las nubes se despeinan, la noche las va a buscar,

y los astros, arriba, puñen las alturas desiertas.

 

 

 

UN VELERO SALE HACIA IBIZA

 

La escuadra bien respaldada de compañeros,

en el puerto que al anochecer se extasía,

dejas, con el último reflejo del día,

por alta noche y alta mar, gemelos

 

los palos que gustan salobridad y brisa

de los que se ahogan en el calmo espejo.

La luna alza mirada redonda y sencilla

para perseguirte a lo largo de tu trayecto.

 

¡Adiós, nave luminosa, marineros!

Con el nuevo día, el viento gacho en la vela,

atrás el pálido surco, ¿ya se revela

frente a la costa de los deleites primeros?

 

Silencio y luz hendirás a la llegada,

ya cercado por villa y campo, honda abrazada.

 

 

 

CIUDAD NUESTRA

 

Fijeza de la piedra, altas murallas guarnecidas

de verdes racimos, las arremolinadas

casitas, al pie, y las alzadas

ventanas, entre ramas, de miradas fijas.

 

Lamidas a la cal de las húmidas brisas

y la roca profunda con las oleadas.

De noche la piedra empuja las esquinas,

hay rincones y estrellas mal clareadas.

 

Fijeza de la piedra. Fugitiva

luz cedemos, y nos acompaña, se siente

como presencia del corazón, alta y esquiva.

 

Muros amados, limados por vieja corriente,

vaso do se aúpa la voz definitiva,

como un vino de años con regusto ausente.

 

 

 

NIEVE EN IBIZA

 

Copos extrañados

por higueras de indias.

Se hunden blandamente

los campos, bajo sutil

norte que se arrima, bajo

la nieve. Hermana fría,

sal, cal, flor de almendral.

 

 

 

PASEO A SANTA EULÀRIA

 

El llano es ya de sombra, de árbol en árbol enredada,

sombra inmóvil y azul que mansamente sube.

Trabaja un hombre el campo, se aleja una manada…

En los pinos, sobre la sierra, se funde

la caricia del sol, luminosa y dorada.

 

Apenas un hálito osa empujar el follaje

y sacar un leve gemido del sueño interrumpido.

Todo en la hora calma está encantado y enmudecido,

todo – menos el vivo torrente, vena del campo,

que corre alegre en medio del gran reposo vencido.

 

Voy por la margen, distraído con el fresco rumor,

perdida la mirada en el paisaje riente;

puesto que el ánima a recogerse no consiente,

y se me rebosa y escampa por la tierra, con amor,

y en cada cosa se para, vehemente.

 

 

 

© Herederos de Marià Villangómez Llobet

Versión al castellano de Helena Roig Torres y Reinhard Huamán Mori

Anuncios

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: